ACCESO CLIENTES

Fundación OneSight

OS-897x290

OneSight, una Fundación de Luxottica, es una familia de programas caritativos de cuidado de la vista, dedicados a mejorar la visión a través de la asistencia a la comunidad, la investigación y la educación. Desde 1988 estas iniciativas de beneficencia han provisto cuidado visual y anteojos ópticos gratis a más de ocho millones de personas y han donado millones de dólares para investigación y educación óptica.

ONE World ONE Passion
314 millones de personas en todo el mundo sufren de mala visión. Voluntarios globales se unen para ofrecer atención oftalmológica básica para los necesitados.

 

“Hay una gran necesidad de cuidado de la vista en todo el mundo”, dijo Greg Hare, director ejecutivo de OneSight.

“En el mundo, hay más de 284 millones de adultos y niños con visión deficiente porque no tienen acceso al cuidado básico de la vista ni a anteojos ópticos. Con el objetivo de ayudar a regalar el don de la vista a quienes más lo necesitan, OneSight se basa en el apoyo de su patrocinador principal, Luxottica, uno de los fabricantes, diseñadores y distribuidores de anteojos más importantes del mundo, y aprovecha su vasta experiencia y estructura global en el sector óptico para ayudar a comunidades de todo el mundo, brindando gratis cuidado de la vista y anteojos ópticos a quienes no pueden pagarlos”.

La visión deficiente tiene un impacto negativo en la capacidad de aprendizaje del niño en la escuela y priva al adulto de la independencia, la libertad y la calidad de vida. La Meta de OneSight es lograr un mundo en el que la atención primaria de la vista sea una realidad para todos. Los voluntarios entrenados de OneSight, de 130 países, se esfuerzan por alcanzar esta meta mediante cuatro áreas de programas: Salud Visual Global, Salud Visual Regional, Salud Visual de la Comunidad y Salud Visual Preventiva.

  • Salud Visual Global: los voluntarios de OneSight viajan a países en vías de desarrollo para brindar gratis, en Clínicas Ópticas temporales, el cuidado de la vista y los anteojos ópticos que tanto se necesitan.
  • Salud Visual Regional: los voluntarios de OneSight brindan gratis, en Clínicas Ópticas temporales y Vision Vans, cuidado de la vista y anteojos ópticos a quienes lo necesitan.
  • Salud Visual de la Comunidad: los voluntarios de OneSight ayudan a los pacientes en nuestras comunidades locales mediante programas en tiendas y en la comunidad.
  • Investigación y Educación: OneSight financia investigaciones para tratar problemas globales de salud visual e invierte en la próxima generación de profesionales en optometría por medio de becas y educación.

 

Para formar parte de OneSight o para obtener más información, visite http://es.onesight.org

 

Clinica OneSight Chile

El 17 de noviembre de 2012, la Clínica OneSight en Chile llegó a su fin, después de distribuir más de 4.000 lentes en Santiago y Talcahuano, con el apoyo local de GMO. El equipo estaba compuesto por cerca de 80 empleados de Luxottica de 14 países diferentes-incluyendo Suecia, Chile, Estados Unidos, Perú, Ecuador, Reino Unido, Colombia, Italia y Canadá y Brasil, y colaboró ​​con los médicos locales de la sociedad “chilena de Oftalmólogos ”(SOCHIOF) que ayudaron a preparar muchas recetas óptica para hacer los anteojos para los pacientes de Chile. Los tres primeros se realizó en Talcahuano, una ciudad golpeada en el 2010 con un terremoto de magnitud 8,8, seguido de un tsunami devastador. En este caso, el equipo de OneSight entregó 1.700 pares de anteojos ópticos y anteojos de sol.

Dos de las historias de la Clínica OneSight Chile: «En Talcahuano, una mujer perdió sus anteojos en el tsunami del año 2012. Desde entonces, ella había estado a cargo de su madre que la llevaba a todas partes. Una vez que le puse las anteojos en la cara y le dije que iban a ayudarla a ver la distancia, ella sonrió. Cuando le entregamos su otro par de anteojos para lectura / cerca, ella se alegro! Fue un momento mágico en el primer día de la clínica… Ella estaba muy agradecida de poder ser nuevamente independiente.»«En la iglesia, teníamos un hombre mayor llamado José que vino a recoger sus anteojos. Teníamos que ayudarlo a bajar las escaleras, ya que tiene de 88 años de edad. Cuando se sentó para recibir sus anteojos, parecía tan emocionado. Una vez que le pusimos sus anteojos, saltó de su silla y comenzó a bailar en medio de la clínica! José nos dijo que por primera vez en su vida fue capaz de ver el mundo con claridad!. »